sábado, noviembre 29, 2014

Conocer amenazas de los territorios, punto clave para reducción de desastres - ESAP

ESAP - Si las administraciones públicas realizan un adecuado ordenamiento territorial, los gobiernos podrán predecir y reducir desastres
 Así quedó planteado durante el Seminario Internacional “Gestión de Riesgo y Desarrollo Sostenible”, realizado el pasado 28 de noviembre por el Departamento de Capacitación de la ESAP.

Para la experta peruana, Gina Chambi, las administraciones deben conocer las amenazas de su territorio así como las vulnerabilidades frente a fenómenos como sismos, volcanes y zonas donde se pueden producir volcanes y huracanes.

Chambi expuso que los desastres muchas veces se producen porque hay un proceso de construcción y ocupación informal al no respetar las normas, situación que impacta el desarrollo de las comunidades, ciudades y países, y que conllevan a pérdidas de vidas.

Sin embargo, señaló que es importante realizar un ejercicio de sensibilización con la población y las autoridades para que conozcan cómo manejar y reducir los riesgos.

Si se fortalecen las capacidades, las normas y los reglamentos, las construcciones se harán bajo todos los parámetros urbanísticos y se contribuirá a reducir sustancialmente estas pérdidas.

La experta resaltó que Colombia es uno de los países de América Latina con el sistema de gestión de riesgo mejor organizado. “Colombia tiene por un lado el plan de ordenamiento territorial y, por el otro, los planes de desarrollo que se trabajan en los gobiernos municipales”, indicó.

Agregó: “Colombia tiene un sistema nacional de gestión de riesgo bien implementado con una línea de trabajo que llega a las comunidades; hay bastante avance a diferencia de otros países que están empezando”.

A su turno, Jorge Cervantes Oviedo, de la ciudad de México, destacó la importancia de los voluntarios en la gestión del riesgo como apoyo humanitario. Consideró que debe capacitarse y articularse con las instituciones gubernamentales y no gubernamentales.

“El recurso humano es un activo intangible y valioso que hay en cualquier empresa o lugar; con el voluntariado buscamos ser proactivos y actuar rápidamente para generar conciencia en la comunidad”, subrayó.

También informó que la tarea de los voluntarios consiste en poder prevenir y reaccionar las tragedias de una manera eficiente y efectiva, al tiempo que agregó que las universidades tienen que generar en sus estudiantes agentes de cambio.

Por su parte, Silvia Quiroga, de Argentina consideró que las administraciones deben tener claro la vulnerabilidad de las comunidades, por ello, agregó que deben tener capacidad organizativa.

“Más allá de tener una concientización de nuestra población respecto a las amenazas naturales o antrópicas que la están afectando, hay que conocer nuestro medio natural así como la calidad constructiva de las viviendas”, afirmó la experta argentina.

Finalmente, dijo que quienes toman las decisiones en las ciudades deben tener claro todos estos aspectos para que las inversiones públicas se hagan con la conciencia de mitigar el riesgo de desastres. “La gestión del riesgo se hace efectiva y real cuando se trabaja con las comunidades locales”, concluyó.


El evento, realizado en el Hotel Movich de Bogotá, tuvo como propósito fortalecer las capacidades en gestión del riesgo y ambiente a nivel municipal y departamental para generar cambios en la aptitud y la conducta en los tomadores de decisión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario