Buscar en METROnet

Colombia enfila un nuevo rumbo.

Este 29 de mayo Colombia vivió unas elecciones en paz, el 54.91% es decir; 21'418.631 de personas que podían ejercer el derecho al voto así lo hicieron. El total de posibles votantes ascendía a 39'002.239 personas. Quedan aún 17'583.608 personas que pueden votar y a su vez pueden definir el futuro del país.

No es en la clase política, no es en los grandes medios de comunicación, es en la conciencia de estas más de diecisiete millones de personas que el próximo 19 de junio el país sabrá el camino a recorrer.

Ayer 29 de mayo quedaron planteadas dos opciones. Una persona economista, líder político de amplio trajinar contra la corrupción y con propuestas que han puesto al país a pensar a discutir y otra persona; ingeniero, con buen capital económico que ha sorprendido con un resultado electoral gracias a su lenguaje fuerte y actitud desprevenida en las redes sociales.

Ambos con la experiencia de haber sido alcaldes.

El primero; Gustavo Petro, ex-alcalde de Bogotá, la capital del país, ciudad donde dejo gran huella al lograr disminuir los niveles de pobreza, persona cuestionada por impulsar propuestas innovadoras que hicieron temblar los centros de poder político y económico, candidato expuesto a las amenazas de quienes siendo hábiles en el manejo de los fondos públicos se han beneficiado del dinero de la mayoría de colombianos que son quienes más impuestos pagan. Planes en salud, educación, trabajo y especialmente fortalecimiento en la posibilidad de ejercer los derechos a plenitud han sido su plataforma y su práctica política.

El segundo; Rodolfo Hernández, ex-alcalde de Bucaramanga, capital del departamento de Santander, ha sido empresario con buena participación en el campo de la construcción de donde ha obtenido buenas utilidades económicas que le permiten proyectarse como una persona próspera y alejada del establecimiento político tradicional. Su acción política se ha mantenido dentro de lo acostumbrado, acción política sostenida más en el lenguaje desabrochado que en el contenido político y social.

Treinta y nueve millones de personas definen mediante el voto como vivirán alrededor de cincuenta millones de colombianos. Al momento ocho millones y medio confían en Petro, y seis millones le apuestan a Rodolfo.

El 20 de junio se sabrá cuantos colombianos deciden y que deciden.

El efecto de la Colombia Humana.

Benjamín Gómez.- Ayer domingo 22 de mayo, a siete (7) días de las elecciones más importantes en los últimos tiempos, elecciones importantes por cuanto está en juego la posibilidad de un cambio en el modelo económico y social que ha regido al país por más de cien años.

Encuentro cundinamarqués en Zipaquirá.
Mayo 22 - 2022
 Ayer 22 de mayo era el último día para que las diferentes campañas realizaran actos públicos. Hoy, el comentario generalizado se dirige hacia un cierre de una campaña, la de Gustavo Petro. La contundencia en la movilización ciudadana así como el discurso extendido y claro de Petro han conmovido a la opinión pública.

Zipaquirá primer escenario en cierre de campaña
petrista. Mayo 22 - 2022
Quedan unos pocos días donde seguramente continuarán las predicciones y los debates, pero ya está claro que la opinión se mueve en un sentido y los grandes medios de comunicación junto a las “encuestas” en otro.

Una política de paz, el fortalecimiento del sector agropecuario, el impulso a la tecnología y el conocimiento, la recuperación industrial sumando la apuesta por generar una cultura anticorrupción, son las propuestas directas de Petro.

Rodolfo en Piedecuesta - Santander.
Por su lado Rodolfo Hernández sigue promoviendo, también, la lucha contra la corrupción aunque ahora, en los últimos días, acentuando sus palabras con señalamientos hacia otras campañas. Rodolfo no cuenta con un equipo fuerte en lo administrativo ni en lo político, por eso asegura que convocará a muchos técnicos.

La campaña que día a día disminuye en apoyo, es la de Federico Gutiérrez “FICO”. En la calle, con la gente de a pie es palpable el alejamiento hacia esta campaña identificada como de “derecha”. La identidad de Fico con el actual presidente además de la coherencia política con las presidencias anteriores le están cobrando factura.

Fajardo en las calles bogotanas
Fajardo al igual que Ingrid Betancourt, están totalmente desplomados quedando tan solo el recuerdo de unas figuras que no supieron aprovechar la imagen obtenida tiempo atrás cuando sus palabras incidían en el panorama político, hoy son historia.

Al ganar Petro, gana la propuesta política de la Colombia Humana. La Colombia Humana es el movimiento político que recién obtuvo Personería Jurídica, es el movimiento del cual es presidente Gustavo Petro impulsor de la coalición del Pacto Histórico. Esta coalición obtuvo en las elecciones corporativas de el 13 de marzo una muy fuerte votación para las fuerzas alternativas, votación sin precedentes en el país. Ahora para las elecciones presidenciales Gustavo Petro de la Colombia Humana ha impulsado un Frente Amplio por la Democracia y la Paz.

Plaza de Bolívar en Bogotá.
Petro, cierre de campaña.
Cabe esperar pues, según la percepción en la vía pública, el nuevo aire que dará Petro al futuro del país. Sin embargo, Petro continúa pidiendo el respaldo a sus propuestas para que en primera vuelta se le defina como el próximo presidente de Colombia. De ser así se ahorraría muchísima plata, nos evitamos el inmenso costo de una segunda vuelta además de permitirle mayor tiempo para definir su futuro gabinete, esto le permite iniciar con mayor claridad el nuevo gobierno.

Convergencia regional en Colombia en el Siglo XXI

 Enfoque

AUTOR: Karina Acosta, Jaime Bonet-Morón.- Los estudios que pretenden responder si las zonas más prósperas de Colombia crecen a menor ritmo que aquellas con mayor rezago relativo han arrojado resultados dispares. A este concepto se le conoce como convergencia, dado que un crecimiento más rápido de las economías más pobres reduciría la brecha entre estas y las economías más grandes. Este estudio actualiza las estimaciones de este tipo de convergencia en el PIB per cápita para los primeros años del siglo XXI, donde se han observado importantes cambios estructurales. El siglo XXI comenzó con la recuperación de la denominada "crisis de fin de siglo", caracterizada por una caída sustancial del crecimiento económico en 1999. Las dos primeras décadas del siglo concluyen con la llegada del COVID-19 al país en 2020, ahondando en una caída del crecimiento económico de -7%, el peor desplome desde la existencia de registros. Adicionalmente, este periodo enmarca la crisis financiera internacional de 2008. Por lo tanto, el período objeto del análisis se delimita dentro de dos crisis significativas en la historia económica reciente del país.

Contribución

En este contexto, esta investigación estima las tendencias de la convergencia de las economías departamentales en Colombia. Adicionalmente, se hace una descomposición de esta convergencia por los sectores que componen la economía y se mide su estabilidad ante variaciones del año de referencia inicial y final. Este análisis se complementó con el estudio de la convergencia de otros indicadores sociales y económicos como los ingresos tributarios municipales, el Índice de Pobreza Multidimensional y el Índice de Desarrollo Humano.
“Durante la mayor parte del período estudiado, la minería y el sector público eran los principales impulsores de la convergencia en Colombia.”
Resultados

Los resultados estáticos muestran una convergencia del PIB per cápita no significativa durante los primeros años del siglo. Sin embargo, en su conjunto, los resultados muestran una tendencia a la divergencia en Colombia en la medida en que se varía el año de referencia inicial, con una leve corrección a partir de la crisis del año 2020. Asimismo, la descomposición por sectores indica que, durante la mayor parte del período estudiado, la minería y el sector público eran los principales impulsores de la convergencia en Colombia. En otras palabras, si se excluyeran estos sectores del PIB, las economías regionales colombianas estarían principalmente divergiendo durante todo el siglo XXI. Estos resultados sugieren la necesidad del impulso de eficiencia y dinamización de los sectores productivos en los departamentos más rezagados, áreas para las cuales el crecimiento económico depende en gran medida de las transferencias públicas. En contraste, existe evidencia de convergencia de los ingresos fiscales per cápita y una reducción más rápida de la pobreza multidimensional en las zonas con menor pobreza inicial en el último período intercensal.
La serie Documentos de Trabajo Sobre Economía Regional y Urbana es una publicación del Banco de la República - Sucursal Cartagena. Los trabajos son de carácter provisional, las opiniones y posibles errores son de responsabilidad exclusiva de los autores y no comprometen al Banco de la República ni a su Junta Directiva.

Ecopetrol es investigada por posible daño patrimonial superior a los 600 millones de dólares

La estatal colombiana Ecopetrol es investigada por una inversión en Perú que habría causado un daño patrimonial superior a los 600 millones de dólares

La petrolera recibió menos del 5 % de lo que pagó 13 años antes por las acciones de una compañía que había sido señalada como riesgosa.
Imagen ilustrativa

La Contraloría General de Colombia decidió abrir una investigación fiscal a la petrolera estatal Ecopetrol por ejecutar un presunto daño patrimonial que superaría los 600 millones de dólares, en un polémico caso relacionado con la venta de las acciones de la sociedad Offshore International Group (OIG), una compañía radicada en Perú bajo el nombre Savia Perú S.A., y que obligará a los directivos de la petrolera a rendir cuentas por "sus acciones y decisiones".

"Al seguir la pista a esta inversión, en una indagación preliminar, la Contraloría Delegada para el Sector de Minas y Energía estableció inicialmente indicios claros de que este fue un negocio mal planificado, que Ecopetrol adelantó dejando de lado las advertencias de consultores externos sobre los riesgos que podía afrontar y, aún más la empresa que compró nunca le generó utilidades", dice el comunicado divulgado este lunes por la institución colombiana.

De acuerdo con la investigación, Ecopetrol compró a finales de 2008 el 50 % de la propiedad accionaria de la OIG por más de 642 millones de dólares, y 13 años después, en 2021, vendió las mismas acciones por apenas 5 % de lo que habia cancelado, unos 30,75 millones de dólares, 610 millones menos de los que invirtió.

Según la Contraloría, antes que la petrolera colombiana concretara la compra de las acciones de OIG, "varias firmas asesoras externas advirtieron de los riesgos geológicos (por la limitada y deficiente información con que se disponía), legales y técnicos de la compañía al ser adquirida. Algunos de esos riesgos fueron confirmados en el informe de transición de la compañía, emitido aproximadamente cuatro meses luego de la compra por parte de Ecopetrol y su socio", la surcoreana Korea National Oil Corporation (KNOC).

Además, a los tres años de concretarse la compra, se materializaron "varios de los riesgos que advirtieron los asesores externos", situación que desde el 2011 llevó a que Ecopetrol iniciara la venta de sus acciones en Savia Perú, un largo proceso que se concretó una década después, cuando los indicadores financieros de esa compañía eran críticos.

"Se pudo evidenciar también el bajo nivel de compromiso de los directivos en el seguimiento y control de las metas propuestas, ya que no se tomaron permanentes controles de seguimiento que permitieran realizar evaluación de la gestión y análisis de causas oportunamente, permitiendo así tomar acciones y decisiones con resultados reales", agrega la Contraloría.

Detalles del caso

Según la indagación preliminar, Ecopetrol fijó una meta en 2008 de producir 1 millón de barriles para 2015 y se enfocó en "distintas estrategias" como la "adquisición de campos y/o empresas a nivel nacional e internacional que aportaran recursos exploratorios, recursos contingentes y reservas".

El 29 de diciembre de 2008, la petrolera junto con KNOC, firmaron el contrato de compraventa de las acciones de OIG en partes iguales, cuyo principal activo era la compañía Petro-Tech Perú, que luego pasó a ser Savia Perú. El precio total fue de 992.180.848 millones de dólares, de los que Ecopetrol pagó 496.090.424 en febrero de 2009.

Pero, al segundo año de la negociación, se activó la cláusula 2.5, establecida en el contrato de compraventa, que obligaba a que "si se cumplían determinadas condiciones", tanto Ecopetrol como KNOC debían pagar una suma adicional por "Importe del Beneficio Futuro", que significó un ajuste de 145.884.191,11 millones de dólares y que ambas empresas pagaron en 2011; lo que incrementó la inversión total de la petrolera colombiana a 641.974.615,11 por las acciones de OIG.

10 años después, el 19 enero de 2021, Ecopetrol informó sobre la venta de las acciones de OIG a Z Mining Investments LLC., una de las compañías filiales de De Jong Capital LLC. En ese momento, la directiva de la petrolera dijo que no revelaría el monto de la transacción por "un acuerdo de confidencialidad", lo que llamó la atención de la Contraloría y la llevó a investigar.

Importante.

Campesinos asociados proveerán al Ejército Nacional alimentos que antes se adquirían en supermercados

Según el Ministerio de Defensa Nacional, el compromiso comercial entre las sedes habitacionales del Ejército Nacional y una alianza público-...

Agencia de Publicidad

Agencia de Publicidad