viernes, mayo 26, 2017

Hacinamiento: ¿Falta de voluntad política o hay algo más?


 Revista ENFOQUE-Hernando Mantilla Medina.- El Gobierno es altamente responsable del Hacinamiento Carcelario actual por varias razones, pero en especial, que es a lo que hoy me voy a referir, por la falta de voluntad política que tiene al no hacer nada para por lo menos disminuir o quitarle las cabezas a éste Monstruo.





Además de lo que he dicho antes de que el Gobierno no destina los presupuestos necesarios para el manejo de las cárceles, que no destina lo que requiere el INPEC en cuanto al aumento de guardias y al nombramiento de personas destinadas a la resocialización de los condenados, al no arreglar la infraestructura de las cárceles, al no atender en forma cierta los problemas de la salud de las cárceles, al no mandar a construir más cárceles, al sancionar Leyes que van en contra de la disminución del Hacinamiento y por el contrario, son Leyes que hacen que se aumente, al derogar Leyes que originalmente favorecían la disminución del Hacinamiento como el artículo 10 de la Ley 1709 de 2014, Ley que hacía que los Entes Territoriales se hicieran cargo del control de los sindicados haciendo que las cárceles solo tengan condenados, recordemos que por lo menos el 60% de los internos del país son sindicados, al permitir que las Leyes se burlen de los mismos internos y de que el Gobierno no tiene una Política Criminal cierta y seria, debemos sumarle lo que digo en ésta Columna, al Gobierno le falta voluntad política para por lo menos reducir el Hacinamiento Carcelario.

En qué consiste la voluntad política, veamos:

Estamos siendo testigos de lo que ha pasado con el tema de la famosa Paz, que dicho sea de paso, es un término muy exagerado pues la Paz abarca conceptos muy amplios y generales, la Paz no puede existir en un país donde no hay Justicia Social, donde hay hambre, donde no hay oportunidades laborales, donde 2 o 3 familias manejan los dineros del país, eso es humanamente imposible, además de que la Paz es un estado del alma y va en cada persona, la Paz no será nunca un papel firmado, otra prueba grande de que los problemas no se solucionan con un papel firmado, es lo que pasa con la triste historia de la muerte seguida de las mujeres, muchas de ellas al morir tenían en sus carteras el documento de la caución que hacía que el tipo no se le acercara a metros, de que le sirvió si terminó muerta, lo mismo, de que sirve firmar papeles si el país sigue con tantos problemas.
Me refiero al tema de la Paz por el simple hecho de lo que hizo el Gobierno con los guerrilleros, muchos de ellos fueron sacados de las cárceles y eran condenados a montones de años, sin embargo, con un documento, con un Decreto Reglamentario exigieron a la Fiscalía parar los Procesos existentes en contra de los guerrilleros y a los Jueces, dar las órdenes necesarias para hacer salir a éstos señores sin ningún problema, muchos de ellos estuvieron por más de 3 años viviendo en Cuba y volviendo al país cada vez que querían con libertad total de movimiento, yo siempre me hice la pregunta, ve que el Gobierno si puede hacer que la gente salga de la cárcel aunque hayan condenas altas?. Sólo falta voluntad política.

Entonces, vuelvo a preguntar para ésta Columna, ¿será que el Gobierno no puede hacer los Decretos Reglamentarios necesarios y/o dictar las Normas necesarias para que los internos que lo puedan hacer salgan de las cárceles haciendo que se reduzca de una buena vez y en forma masiva, el Hacinamiento Carcelario?.

Nunca se ha visto que el Gobierno haga estudios ciertos y serios necesarios jurídicos para conocer la realidad real de muchos internos a quienes se les ha negado su Libertad Condicional y ya están prontos a cumplir sus penas, en las condiciones actuales ésos internos deben esperar hasta cumplir el último día de su condena y a veces más para lograr su Libertad, pero, es precisamente en éstos casos donde el Gobierno debería hacer algo serio, también, porqué no se conceden rebajas de penas para que muchos internos logren salir. Los moralistas, incluída la Fiscalía dicen que eso no es bueno porque los que salen reinciden en el delito y de seguro vuelven a la cárcel, ése es otro problema, es un problema coyuntural y social del que somos culpables todos, pero, por lo menos, se logrará que éste Monstruo reduzca sus cabezas.

Eso es lo que se llama falta de voluntad política, no hay interés de parte del Gobierno de hacer algo para reducir las cabezas del Monstruo, perfectamente podrían sacar Decretos y hacer que mucho interno salga por Beneficios especiales, perfectamente lo pueden hacer, ya vimos que sí lo pueden hacer.

Tratando de hacer algo y de enmendar lo que no ha hecho en el tema del Hacinamiento Carcelario, el Gobierno envió al Senado un Proyecto de Ley que fue registrado con el número 148 de 2016 y que busca esencial y textualmente lo siguiente:

Fortalecimiento de la Política Criminal y Penitenciaria en Colombia, por medio del cual se modifican la Ley 1709 de 2014, algunas disposiciones del Código Penal, el Código de Procedimiento Penal, el Código Penitenciario y Carcelario, la Ley 1121 de 2006 y se dictan otras disposiciones.

Dice el Gobierno en la exposición de motivos del Proyecto lo siguiente:

Efectivamente, la crisis del sistema penitenciario y carcelario es tan profunda, que el Ministerio de Justicia y del Derecho considera necesario realizar una intervención más integral que permita avanzar en la búsqueda de soluciones a esta situación de particular preocupación para el titular de esta cartera. Por esta razón, se presenta a consideración del Congreso de la República una nueva reforma al Código Penitenciario y Carcelario, los Códigos Penal y de Procedimiento Penal y otras disposiciones, esta vez encaminada a fortalecer la política penitenciaria y a realizar algunos ajustes al sistema penitenciario y carcelario, como uno más de los mecanismos que el Ministerio de Justicia y del Derecho ha puesto en marcha con el objetivo de superar el estado de cosas inconstitucional en las prisiones.

En esta ocasión, la propuesta recoge los principales problemas que se pueden presentar en distintas áreas de la política penitenciaria y dentro del sistema correspondiente, abarcando los siguientes aspectos: (i) armonización de las medidas alternativas al encarcelamiento, con lo que se pretende regular de una manera más racional el acceso a los beneficios judiciales de las personas privadas de la libertad; (ii) regulación del certificado de disponibilidad carcelaria e implementación de la regla de equilibrio decreciente, según lo ha ordenado la Corte Constitucional; (iii) sistema de atención en salud para las personas privadas de la libertad, que persigue suprimir las trabas que ha presentado el sistema para brindar un adecuado servicio de salud a las personas privadas de la libertad; (iv) fortalecimiento del Consejo Superior de Política Criminal, con el fin de facilitar su funcionamiento y su injerencia en la política pública de atención a las personas bajo custodia del Estado; (v) territorialización de la política penitenciaria, con lo cual se pretende comprometer a los entes territoriales a asumir sus obligaciones respecto del sistema, en particular respecto de las personas bajo detención preventiva.

El Ministerio de Justicia y del Derecho espera que las medidas cuya adopción se propone contribuyan a mejorar las condiciones de vida digna en las prisiones y es consciente de que con ellas no es aun suficiente para superar el estado de cosas inconstitucional, pero la reforma es un paso en la dirección correcta, que deberá sumarse a muchos otros esfuerzos que se están haciendo en la búsqueda de ese propósito.


Eso es a groso modo lo que dice y pretende el Proyecto, se reconoce por parte del Gobierno que la situación carcelaria vive una crisis muy profunda, se pretende con el Proyecto reformar, otra vez, el Código Penitenciario y Carcelario, el Código Penal y el Código de Procedimiento Penal, con el ánimo de fortalecer la Política Criminal y Penitenciaria ( una de las cosas que he dicho que el Gobierno no ha hecho, tener una Política Criminal cierta y seria ), se busca regular los Beneficios Judiciales de los Internos, atender en forma cierta a los presos en el tema de la salud y comprometer a los entes territoriales a asumir sus responsabilidades en el tema de los sindicados.

Pero, cabe aquí una pregunta: ¿Lo de los Entes Territoriales no había sido ya legalizado y ordenado en la Ley 1709 de 2014 en su artículo 10, Código Penitenciario y Carcelario y no fue el mismo Gobierno con un Documento Conpes y con la Ley 1753 de 2015 el que derogó ésa misma Ley?. Ahora, ése mismo Gobierno, porque es el mismo, quiere cambiar otra vez la Ley. Para mí, es otro juego, es la burla y el engaño que ha hecho siempre el Gobierno con los internos del país, aquí no hay nada nuevo. Veamos también que el Proyecto es de Septiembre de 2016, va a cumplir un año entre debates y no ha sido aprobado, también es la manifestación de otra burla, la del otro culpable del Hacinamiento, el Congreso, a quien no le importa sacar Leyes en beneficio del Hacinamiento Carcelario, al contrario, ellos sacan Leyes que aumentan penas y que no permiten Beneficios para nadie. Les recuerdo que en manos de un Congresista Santandereano está mi Proyecto de Ley y no lo ha sacado de la gaveta de su escritorio, no les importa nada, mucho menos los presos. No he dicho quien lo tiene, pero, cuando se acerquen las elecciones hablaré de el y diré su nombre.

Por eso, para terminar ésta Columna planteo la pregunta del título, ¿Hay algo más? ¿Al Gobierno y a todos lo demás responsables les sirve que cada día haya más Hacinamiento en Colombia.? Parece que sí, porque se dedican es a hablar y a sacar Leyes “ baldías “ que no sirven de nada y el Monstruo de 150 mil cabezas sigue aumentando sus cabezas.

Seguiré dando lata hasta cuando se vean de verdad acciones ciertas en beneficio de la disminución y/o eliminación definitiva de éste Monstruo. AMÉN.