jueves, septiembre 10, 2015

Acalorada discusión entre congresistas por situación en frontera

En la plenaria de la Cámara de Representantes de ayer se conoció la propuesta del Partido Conservador de realizar una moción de censura contra la canciller María Ángela Holguín.
En medio de las discusiones se presentó un fuerte altercado entre la representante por el partido Verde Ángela María Robledo y el uribista del Centro Democrático Álvaro Hernán Prada. Este último la tildó de loca y, a modo de insulto, comparó el recinto con una plaza de mercado. 

El recinto de la Cámara de Representantes fue escenario de una acalorada discusión por cuenta del Partido Conservador y su propuesta de realizar una moción de censura contra la canciller María Ángela Holguín, en razón de la problemática en la frontera colombo-venezolana.

Ante la moción, Robledo inició una firme oposición a la iniciativa. Por este hecho, el político uribista Hernán Prada, en tono fuerte y palabras insultantes, la llamó loca. “Quisiera pedirle respeto a la representante del Partido Verde, que sale gritando como una loca, como si estuviéramos en una galería. Aquí a la persona que hemos visto defendiendo a Maduro es a ella: defiende una narcodictadura del régimen de Venezuela. Debería irse a vivir en otro país”, exclamó Prada.

Ante las ofensivas palabras de Prada, Robledo respondió: “llevó casi 5 años acá y no acepto ese comentario, ustedes los hombres cuando las mujeres tenemos fuerza y argumentos nos señalan como locas. Su partido, el Centro Democrático, comentó en un debate sobre el tema de jóvenes que yo era una auxiliadora de la guerrilla. Lo reto a que me demuestre un solo contacto con las FARC. Soy una mujer de paz. Lo reto a que me demuestre que soy una loca”. Frente a los insultos del uribista, la también congresista Clara Rojas, exigió respeto para su compañera.

Luego de los gritos e insultos por parte de Prada hacia su colega Robledo, el presidente de la corporación le negó el derecho a la réplica lo que desencadenó el enojo del representante del Centro Democrático quien decidió retirarse de la plenaria sin dar más explicaciones.

La actitud del congresista, ante los ojos de la opinión pública, fue reprochable. Varios medios de comunicación coinciden en afirmar que no solo se trató del irrespeto mostrado hacia su compañera, sino de una clara demostración de machismo y clasismo ya que el político empleó adjetivos relacionados con el estado mental de su colega, actitud reiterada en hombres que consideran que las mujeres no tienen derecho a la vida pública y al considerar que una plaza de mercado es un lugar indigno.

Pese al altercado, se espera que la próxima semana se defina si es o no aprobada la moción contra la canciller, motivo inicial de la discusión relacionada con la compleja situación fronteriza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario