jueves, septiembre 09, 2021

Renovar fachadas antes que demoler, una alternativa sostenible


Agencia UNAL .- Esta opción permite mejorar las cualidades higrotérmicas –de confort térmico–, acústicas y de habitabilidad de los espacios interiores, permitiendo ahorrar recursos y mejorar la calidad de vida de los habitantes que residen en zonas de alto tráfico vehicular y que están expuestos constantemente a una baja calidad del aire, altos niveles de ruido y problemas térmicos.

Según la investigación de Nora Catalina Torres Gómez, magíster en Medioambiente y Desarrollo de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Medellín, rehabilitar desde la envolvente sería una alternativa ante la preocupante problemática de contaminación del aire, la degradación y las bajas cualidades de habitabilidad de muchos edificios residenciales del centro de Medellín, que se suma al déficit habitacional y a la falta de tierras disponibles para construir.

Ejemplo de fachada desde la envolvente Ruta N Medellín.
Foto- Nora Torres
Para la investigación se tomaron como casos de estudio tres viviendas en edificios residenciales del barrio La Candelaria del centro de Medellín, a las cuales se les midió temperatura, ruido, cantidad de sol que reciben, cómo son las calles aledañas, qué pasa allí, y cómo afectan estas condiciones el interior de las viviendas.

Los datos también se compararon con la calidad del aire de la ciudad con información del Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá (Siata). “Hicimos revisión de los valores de referencia, de la climatología urbana, encontrando muchos estudios que han identificado el centro como una parte crítica de contaminación ambiental. En esta zona hay una isla de calor que alcanza hasta los 32 °C, frente a 28 °C en otros lugares, por lo que no es lo mismo rehabilitar en el centro que en otros barrios”, señala la investigadora.

La magíster realizó simulaciones de soleamiento, en las que observó cómo le pegaba el sol a las diferentes viviendas, evidenciando que no todas las fachadas de esos edificios cuentan con protector solar o fachadas que permitan proteger mejor a sus habitantes, en parte porque se trata de construcciones antiguas que no son flexibles ante el cambio climático.

Malas condiciones de habitabilidad

Los habitantes de la zona de estudio deben cerrar sus ventanas
porque los niveles de ruido y humo son muy altos.
Dentro de las viviendas, las temperaturas llegan hasta los 34 °C, muy por encima de las esperadas para Medellín, que en el exterior sería de 28 °C. Los investigadores también encontraron niveles de humedad relativa alta dentro de todas las viviendas. Según el registro, algunas de las casas pueden alcanzar entre 78,7 y 82,7 % de humedad, debido a que las ventanas permanecen cerradas la mayor parte del tiempo.

Para esas zonas, los niveles permisibles de ruido son de 65 decibeles máximos en el día y 55 en la noche; sin embargo, se encontró que en estas zonas se dan hasta 68,8 decibeles diurnos.

Características de la zona centro de Medellín.
Foto-Nora Torres.

"Hicimos unas encuestas con las personas en las viviendas para conocer la percepción de la temperatura, cómo se sentían en cuanto al ruido y cómo usaban su espacio para contrarrestar esos factores; encontramos que todas debían cerrar sus ventanas aunque hubiera mucho calor, porque el ruido en la zona y el humo eran muy altos, lo que genera incomodidad por uno u otro factor”.

Rehabilitación como propuesta

Con esos problemas de habitabilidad, la magíster propone la rehabilitación de los espacios desde la fachada, que permita simplificar por momentos muy saturados de contaminación el ruido o calor, y que esta pueda, de una forma dinámica, mejorar la sensación en el espacio interior.

Fachadas flotantes

Una de las formas es con la implementación de fachadas flotantes que además de estéticas sean funcionales, considera la investigadora. Se trata de estructuras prefabricadas con diferentes materiales, caracterizadas por su peso ligero y la fácil adaptabilidad de instalación a las estructuras del edificio.

Dentro de las viviendas las temperaturas llegan hasta los 34 °C,
muy por encima de la temperatura esperada para Medellín.
Fotos- archivo Unimedios.
“La idea es rehabilitar sin demoler, sin poner un aire acondicionado y gastar energía y recursos; con este estudio queríamos tener una visión más amplia sobre la problemática, y que si se van a hacer construcciones nuevas, que tengan en cuenta lo que pasa actualmente, cómo varían las condiciones ambientales y cómo se puede adaptar el edificio a los cambios sin que las personas deban estar abriendo y cerrando las ventana por el humo y el ruido”.

Según la magíster, aunque comercialmente la rehabilitación desde la envolvente no está muy desarrollada en Colombia, esta alternativa tiene muchas posibilidades en cuanto a diseño; muchos materiales pueden ser económicos o muy costosos, según el escogido, si son locales, si se hacen o no con baja tecnología, entre otros factores a tener en cuenta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario