martes, julio 03, 2018

El “regalito” tributario a las compañías de minas y petróleos: US 3.300 millones anuales

No solo tuvimos que pagar la caída de los precios, sino que en estos años se multiplicaron los beneficios fiscales para estas empresas. Aquí están las cuentas.

 Álvaro Pardo*

Un gran hueco adicional

Aunque la crisis de las finanzas públicas suele atribuirse a la caída de los precios del petróleo desde el 2014, un análisis de las estadísticas oficiales señala que también contribuyeron las billonarias deducciones realizadas por las compañías de minas e hidrocarburos, en un monto promedio de 3.300 millones de dólares anuales en el periodo 2010-2016.

Las cifras agregadas de las declaraciones de renta de las personas jurídicas muestran que el Gobierno no ha tenido realmente la intención de reducir el déficit fiscal, pues en general mantiene una política de favorecimiento tributario a las empresas y un extenso repertorio de beneficios y deducciones.  

El desequilibrio fiscal se explica por un manejo irresponsable del gasto público, por el modelo extractivista que amarra la economía a los precios de bienes primarios, y por ese amplio repertorio de figuras que permiten a los contribuyentes reducir el pago de impuestos.

El Gobierno no ha tenido realmente la intención de reducir el déficit fiscal, pues mantiene una política de favorecimiento tributario a las empresas.
El déficit fiscal, financiado con crédito interno y externo, reduce la oferta de servicios públicos y sociales, incluyendo la inversión para reducir el índice de desigualdad - donde Colombia ocupa el séptimo lugar del planeta-.  

Las cifras comparativas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico  (OCDE) y también las de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) desmienten además la idea de que Colombia sea uno de los países con mayores cargas tributarias del mundo y en consecuencia el discurso manido según el cual la “locomotora minero-energética”  es la clave presente y futura del crecimiento, el empleo y la riqueza de Colombia.

Subsidios inmerecidos

Sector petrolero.Foto- Ministerio de Minas y Energía

Los beneficios tributarios se utilizan para impulsar actividades económicas que, en concepto de los gobiernos, son importantes por su capacidad para jalonar otros sectores, promover exportaciones, sustituir importaciones, generar valor agregado y crear puestos de trabajo.

Pero según la cifras de la Dirección Nacional de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), los sectores más privilegiados por los últimos gobiernos son el financiero y el minero (minas e hidrocarburos): ¿por qué los colombianos tenemos que subsidiar sectores poderosos y en el caso minero, a multinacionales que además de extraer nuestros recursos, dejan enormes pasivos ambientales, sociales y económicos para el país?

Tampoco tiene sentido que los últimos gobiernos hayan mantenido y aprobado nuevos beneficios tributarios sin analizar su costo fiscal, ni hasta dónde ellos en efecto cumplen con sus presuntos objetivos. Y, además, que se aprueben sin fechas de vigencia, de manera que hoy se cuentan 253 beneficios dispersos en el Estatuto Tributario, que se han ido acumulando a lo largo de décadas y que siguen a disposición de sus usuarios.

Con los datos a la mano

En el Cuadro siguiente se presenta el valor de los distintos tipos de beneficios y otras deducciones tributarias para el sector minero-energético entre 2010 y 2016. Para entender mejor las cifras hay que tener en cuenta que:
·  La DIAN solo considera como beneficios tributarios los tres primeros renglones es decir, (i) las deducciones por concepto de compra de activos fijos, (ii) las rentas exentas, y (iii) los descuentos tributarios.   
·  Pero existen otros conceptos pocos claros que permiten a las empresas reducir la base gravable y por lo tanto les rebajan sus impuestos; estos conceptos son (iv) los ingresos no constitutivos de renta (INCR), y (v) los descuentos tributarios adicionales (OD).   
 Monto y costo fiscal de los beneficios tributarios y otras deducciones del sector extractivo (en billones de pesos)

2010
2011
2012
2013
2014
2015
2016
Deducciones
4,40
0,07
0,09
0,10
0,09
0,02
0,01
Renta Exenta
0,22
0,18
0,21
0,01
0,01
0,01
0,02
Descuentos Tributarios
0,12
0,19
0,19
0,23
0,18
0,14
0,04
Sub Total
4,74
0,44
0,49
0,34
0,28
0,17
0,07
INCR
0,19
2,20
0,36
0,15
2,1
5,00
5,30
OD
7,00
12,60
11,00
11,10
17,0
57,20
71,90
Total
12,00
15,20
11,85
11,59
19,38
62,37
77,27
Costo Fiscal
3,90
4,90
3,90
2,90
4,8
15,6
19,3
Fuente: DIAN y cálculos del autor

De este Cuadro se desprende que:
·  Las deducciones han venido disminuyendo, especialmente desde el año 2011 (cuando se eliminó la deducción por compra de activos fijos). También han tendido a disminuir las rentas exentas y los descuentos tributarios, de manera que según la definición de la DIAN, el beneficio total para el sector habría sido mucho menor en 2016 que en 2010.     
·  Pero la imagen cambia por completo si se incluyen las otras figuras que permiten pagar menos impuestos: los INCR crecen rápidamente a partir de 2015 y las OD pasaron de 7 billones en 2010 a 72 billones 2016, de manera que el costo fiscal total durante esos siete años ascendió a 23 mil millones de dólares, o unos 3.300 millones anuales.