sábado, mayo 12, 2018

En Iguaque, un arbusto en peligro de extinción

Agencia de Noticias UN- Zinowiewia sebastianii, una especie de arbusto que rara vez supera los cinco metros de alto y de la cual solo se conservan 11 ejemplares, podría desaparecer del territorio colombiano.

Esta nueva especie, refundida en medio de los grandes robles que abundan en el Santuario de Flora y Fauna de Iguaque, en Villa de Leyva (Boyacá), fue descubierta para la ciencia por el profesor Favio Antonio González, del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).
Basados en el bajo número de individuos de Z. sebastianii observados dentro de un área de ocupación no mayor a los 10 km2, en bosques extremadamente fragmentados, los investigadores estiman que se trata de una especie considerada en “peligro crítico”, ya que enfrenta un alto riesgo de extinción en estado silvestre.
Por ejemplo, afirman que por estar ubicada en un área restringida, la nueva especie tiene varias amenazas ecológicas, entre ellas la permanencia de la frontera agrícola alrededor de los robles y los incendios forestales, que son muy probables en esta zona.
De hecho, en los últimos 10 años se han presentado cuatro conflagraciones que aunque no han alcanzado la zona donde habita la nueva especie, sí han amenazado zonas aledañas al Santuario de Iguaque.
Los hallazgos preliminares señalan que se trata de una especie que crece en la cordillera de la Costa, Venezuela, y así lo publicó el profesor González en el libro Villa de Leyva florece. Pero, “viéndola en detalle, me di cuenta de que algunas características no concordaban con la especie venezolana ni con especies de Centroamérica, que son las más cercanas en términos geográficos a las de Boyacá”.
Para estar seguros de que se trataba de una especie nueva, se puso en contacto con el profesor Luis Roberto Sánchez, del Departamento de Biología de la Universidad de Pamplona (Norte de Santander), especialista en la familia Celastraceae. Juntos examinaron todos los especímenes del género Zinowiewia depositado en los herbarios Nacional Colombiano de la U.N., de la Universidad de Antioquia y de la Universidad del Valle.
Después consultaron y cruzaron información con el proyecto Flora mesoamericana, la primera flora regional a gran escala escrita en español, resultado de la colaboración entre el Jardín Botánico de Missouri, el Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Museo de Historia Natural de Londres y especialistas de todo el mundo.
De esta manera, se dieron cuenta de que el arbusto tenía características muy diferentes con respecto a las demás especies, y el hecho de estar aislada en la cordillera Oriental era evidencia a favor de que esa población de apenas 11 ejemplares constituía una especie nueva, nombrada por el profesor González como Zinowiewia sebastianii, en honor a su hijo Sebastián, quien durante dos décadas lo acompañó a sus excursiones por la zona de estudio.

Carta al Senado buscando impedir la prohibición del asbesto

“Prefieren salvar su negocio en vez de cuidar la salud de los colombianos”
Greenpeace rechaza carta de Ascolfibras al Senado que busca impedir la prohibición del asbesto
Como “una maniobra desesperada y vergonzosa que atenta contra la salud de todos los colombianos” calificó la ONG ambientalista Greenpeace una reservada carta (1) que la Asociación Colombiana de Fibras (Ascolfibras) envió al presidente del Senado y que pretende ejercer lobby sobre los congresistas a fin de poner trabas al proyecto legislativo que busca prohibir el uso y comercialización de asbesto en Colombia, sustancia tóxica que cada año es responsable de la muerte de más de 300 personas en el país.
En la misiva dirigida al presidente del Senado -fechada el 30 de abril y a la cual tuvo acceso Greenpeace-, Jorge Hernán Estrada, presidente ejecutivo de Ascolfibras, plantea que “debemos rechazar el linchamiento y condena mediática que sin fundamento se ha querido hacer contra alguna de las empresas que se han atrevido con argumentos a cuestionar el proyecto en cuestión”.
“Estamos sorprendidos e impactados por la falta de empatía que revela esta carta con la salud de los colombianos y el dolor de los familiares de las víctimas de la mortal sustancia. Para Ascolfibras no es suficiente el testimonio de los familiares de víctimas ni los contundentes estudios internacionales que dan cuenta de sus nefastas y mortales consecuencias. ¿Qué más necesitan para entender que no pueden seguir muriendo más de 300 colombianos cada año por culpa del asbesto? Esperamos que ninguno de estos desesperados intentos de lobby sobre los congresistas influya en la necesidad de prohibir de una buena vez la sustancia en el país. Está en sus manos la oportunidad de hacer historia y librar a Colombia del asbesto”, dijo Silvia Gómez, coordinadora de Greenpeace en Colombia.
Notas: 1- Carta de Ascolfibras al presidente del Senado