martes, abril 17, 2018

Fiscalía imputó 5 delitos a exalcaldesa de Armenia por presuntas irregularidades en la contratación de obras de valorización

La Fiscalía imputó cargos por los delitos de peculado, falsedad ideológica en documento público, concierto para delinquir, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales e interés indebido en celebración de contratos en calidad de autora, a la exalcaldesa de Armenia (Quindío), Luz Piedad Valencia Franco, por la presunta apropiación de $12.000’000.000 de cobros de valorización y supuestas anomalías en la contratación de obras para la ciudad.
  
La exfuncionaria fue detenida el 6 de abril del presente año, junto a otras seis personas, entre ellas su esposo Francisco Javier Valencia, a quienes la Fiscalía también les formula cargos por diferentes conductas como peculado por apropiación y concierto para delinquir agravado.

Las anomalías detectadas habrían iniciado en 2014, cuando la hoy imputada presentó al Concejo de Armenia un proyecto de acuerdo para que le fuera autorizada la ejecución de obras por valorización por $100.000’000.000.
Los proyectos previstos le fueron confiados en abril y mayo del 2015, a la Empresa de Desarrollo Urbano de Armenia (Edua), para que seleccionara a los contratistas de las obras, los diseñadores e interventores. El 21 de julio de ese mismo año, sin que se hubiera efectuado el recaudo de la valorización, se celebró el primer contrato de obra por $30.000’000.000 para la construcción de cuatro vías. De estas obras a la fecha se han concluido tres. 

El 23 de diciembre de 2015, una semana antes de vencerse el período de la administración local, se celebró el segundo contrato por valor de $80.000’000.000 para la construcción de seis obras de infraestructura urbana; de las mismas, se suprimieron tres obras entre 2016-2017 y las tres restantes tienen un porcentaje de ejecución promedio inferior al diez por ciento (10%). Los dineros de este segundo contrato sirvieron, según las evidencias obtenidas por la Fiscalía, para terminar las tres obras del primer contrato.

Igualmente, se pudo detectar que las interventorías y los diseños fueron adjudicados a empresas vinculadas al mismo contratista, el señor Fernando León Diez Cardona. Esos diseños que deberían ser previos, habrían sido contratados con posterioridad y contrario a los parámetros legales.