viernes, marzo 02, 2018

Atentado contra Gustavo Petro en Cúcuta

El aspirante a la presidencia sufrió la agresión mientras se encontraba en Cúcuta.




La camioneta en la que se movilizaba el candidato presidencial de izquierda, Gustavo Petro, fue atacada durante su visita a Cúcuta, ciudad fronteriza ubicada al noreste de Colombia.
Petro denunció al ex alcalde de Cúcuta (2004-2007) Ramiro Suárez, como responsable de los hechos, tras acusarlo de "asesino y paramilitar". De acuerdo a su testimonio, el acto de sabotaje fue perpetrado por personas que llegaron al lugar "en siete buses".
En redes sociales circularon imágenes desde el interior de la camioneta de Petro, que mostraban el presunto impacto de objetos contundentes en los vidrios. La candidata a la Cámara de Representantes por Bogotá, María José Pizarro, dijo que el ataque había tenido como propósito "atentar contra la vida" del candidato, por lo que exigió al Estado mayores "garantías para la participación".
El suceso ocurrió a las 5:30 de la tarde en medio de una manifestación de apoyo a la candidatura del ex alcalde de Bogotá, que trató de ser dispersada por la policía de Cúcuta por motivos de "seguridad". De hecho, la tarima donde Petro tenía previsto realizar su mitin político fue desmontada por las autoridades locales.
Los seguidores de Petro denunciaron la actuación de la policía por considerarla desmedida. En videos difundidos vía Twitter se observan columnas de gas lacrimógeno mientras los adeptos del candidato permanecen en las inmediaciones del parque Santander coreando "resistencia, resistencia".

Cada tres días muere asesinado un defensor de derechos humanos en Colombia

El Programa Somos Defensores contabiliza 106 asesinados en 2017, un tercio más que el año anterior. La Defensoría aumenta la cifra hasta los 282 asesinatos 
 DW.- La violencia contra activistas de los derechos humanos y líderes sociales, que en 2017 se cobró 106 vidas, un 32,5 por ciento más que en 2016, es una "piedra en el zapato" de la política de paz del Gobierno colombiano, según el informe anual de la organización no gubernamental Programa Somos Defensores hecho público este jueves (01.03.2018). Eso significa que el año pasado "en promedio cada tres días fue asesinado un defensor o defensora de derechos humanos en Colombia", se señala en el documento, que además critica la respuesta del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos a este problema.

El "Informe Anual 2017. Sistema de Información sobre Agresiones contra Defensores y Defensoras de Derechos Humanos en Colombia" contabiliza además 560 agresiones a líderes sociales en 2017, un 16,42 por ciento más que en 2016. Incluidas amenazas, atentados, detenciones arbitrarias, desapariciones, uso arbitrario del sistema penal, hurto de información o violencia sexual. Y, desde ya, la ONG advierte que "la cifra de homicidios tiende a incrementarse en 2018" pues al cierre de enero ya habían sido registrados "al menos 18 muertos" entre los líderes sociales.

México, Colombia y Brasil, puntos negros para activistas

Dos informes publicados recientemente sitúan a tres países latinoamericanos entre los más letales para los activistas. Además de la muerte, deben enfrentar amenazas, intimidaciones y campañas de difamación. (17.02.2018)
Cifras oficiales aún más altas

La Defensoría de Colombia