lunes, febrero 19, 2018

Homicidios, desplazamiento, violaciones de derechos humanos en el Bajo Cauca Antioqueño, preocupan y alarman a la ONU

La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y la Agencia de la ONU para los Refugiados manifiestan su preocupación por la persistencia de desplazamientos masivos y violaciones de derechos humanos en el Bajo Cauca
Bogotá, 18 de febrero de 2018
La Oficina en Colombia del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos -ONU Derechos Humanos- y la Agencia de la ONU para los Refugiados –ACNUR- manifiestan su preocupación por los hechos de desplazamiento forzado interno y las violaciones de derechos humanos que se han presentado en las últimas semanas en la subregión del Bajo Cauca Antioqueño.

 ONU Derechos Humanos y ACNUR manifestamos nuestra preocupación por la persistencia en el desplazamiento forzado de pueblos indígenas y comunidades campesinas de las zonas rurales del municipio de Cáceres (Antioquia), que hasta la fecha y desde el 19 de enero del presente año ha afectado por lo menos a 822 personas, (461 adultos y 361 niños, niñas, adolescentes).  Estos hechos reiterados de desplazamiento afectan el día de hoy a las comunidades de las veredas Anará, San Francisco, Bejuquillo, que se suman a las ya afectadas en El Tigre, Ponciano, Alto Tamaná, Campanario y El Calvario.
 

A su vez, quienes suscribimos este comunicado expresamos nuestra alarma por el incremento en el número de homicidios en el Bajo Cauca, que a la fecha, de acuerdo con cifras oficiales, supera en más del 255% la cifra del mismo periodo del 1 de enero hasta el 14 de febrero del año inmediatamente anterior.

En el Bajo Cauca estamos observando violaciones de derechos humanos, tales como: amenazas y atentados en contra de la vida e integridad de personas civiles, violaciones relacionadas con los derechos económicos, sociales y culturales, y afectaciones a principios y prácticas ancestrales del pueblo indígena Senú en su territorio.


La situación de riesgo de las comunidades del Bajo Cauca Antioqueño ha sido advertida ya por la Defensoría del Pueblo en la alerta temprana de inminencia 009 del 22 de enero de 2018.
 
Reconocemos el esfuerzo que la institucionalidad ha realizado hasta la fecha para responder a las recomendaciones de la Defensoría del Pueblo. No obstante, observamos que la situación continúa empeorando.

III. El Partido Conservador, una fuerza indecisa

Daniel López***
Yann Basset**

Es el hogar histórico de la derecha pero no logra escoger candidato. Es un partido gobiernista que sin embargo puede quedarse sin cuota. Es la tercera bancada en el Congreso pero puede retroceder en estas elecciones. Es un partido-paradoja.*
       Vocación de poder
Creado por Mariano Ospina Rodríguez y José Eusebio Caro en 1849, el Partido Conservador (PC) ha sido una de las dos grandes organizaciones políticas en la historia de Colombia. A lo largo de esta trayectoria más que centenaria, el partido ha elegido a más de veinte presidentes, el último de los cuales fue Andrés Pastrana (1998- 2002).
Sin embargo, a partir de ese año el PC parece haber perdido la voluntad o el camino que lo conducía a la Casa de Nariño, y en su lugar adoptó la estrategia de arrimarse al candidato ganador, como hizo con Álvaro Uribe y con Juan Manuel Santos.
​El partido parece haber perdido el camino que lo conducía a la Casa de Nariño, lo cual lo llevó a adoptar la tendencia de arrimarse al candidato ganador. 
En 2010 el partido intentó lanzar candidato propio, organizando una consulta entre Noemí Sanín, Andrés Felipe Arias y Martha Lucía Ramírez. Sanín resultó ganadora pero en la primera vuelta de las presidenciales obtuvo apenas el 6,13 por ciento de los votos.

Unidos y divididos

Ahora, con las elecciones cada vez más cerca, los azules se encuentran en una situación paradójica:
-Por un lado, fueron los principales beneficiarios de la reforma política de 2003.  La   reforma favoreció a los partidos grandes, de manera que volvieron al redil las pequeñas disidencias conservadoras que habían florecido durante la década de 1990.
Aunque la creación del Centro Democrático (CD) en 2014 significó que por primera vez se presentara una competencia organizada dentro de la derecha, el PC se mantuvo como el tercer partido más votado tanto a la Cámara como al Senado. Es más: se ha mantenido por encima de su rival histórico, el Partido Liberal, que por su parte nunca logró la reunificación.

 -Pero por otro lado, los conservadores tienen problemas muy serios de coordinación. Aunque históricamente han tendido a cubrir un espectro ideológico más específico que sus adversarios liberales, sus votaciones en el Congreso no muestran una cohesión mucho mayor que la de los liberales o los del partido de la U. Esta dificultad para actuar en formar colectiva se expresa y se confirma hoy en la incapacidad de postular un candidato del partido a las presidenciales del mes de mayo.
La bancada conservadora parece complacerse en esta situación que le trae muchos beneficios. La fuerza de su bancada y su poca cohesión hacen del PC un aliado indispensable para el gobierno, y al mismo tiempo, un socio turbulento al que hay que cuidar y consentir con cargos y otras retribuciones.
No obstante, esto ha venido aumentando la distancia de los jefes con las bases del partido bajo el gobierno de Santos. Muchos electores conservadores prefirieron mirar por el lado de la oposición uribista.
Por otra parte Martha Lucía Ramírez, desde su candidatura presidencial de 2010 y con el apoyo del expresidente Pastrana, emprendió la tarea de seducir al pueblo conservador para llevarlo por fuera de las estructuras tradicionales del partido, proponiendo un perfil político más definido.
Ante el abanico de candidatos que se han presentado para las presidenciales de este año, y mientras el partido aún no ha decidido a quién le dará su apoyo, Ramírez trata de llevar las bases azules a la consulta de la derecha con el candidato de Centro Democrático, lo mismo que hace Ordóñez con un perfil más radical.