martes, marzo 13, 2018

Murallas y Castillo de San Felipe de Barajas ya cuentan con un Plan Especial de Manejo y Protección

 Durante la primera sesión del año del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural se emitió concepto favorable al Plan Especial de Manejo y Protección, Pemp, de las Murallas y el Castillo de San Felipe de Barajas, en Cartagena de Indias. De este modo, los inmuebles, que hacen parte del conjunto de fortalezas declarados por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, tendrán una ruta de acción necesaria para garantizar su futuro.

Jaime Acuña-Mincultura.- El Pemp indica las acciones de protección de carácter preventivo y/o correctivo necesarias para la conservación de los bienes y establece estrategias que permitirán su recuperación y sostenibilidad. De igual manera, formula las condiciones para fortalecer el reconocimiento y apropiación social por parte de la comunidad, para garantizar su transmisión a futuras generaciones.

El Pemp de las Murallas y el Castillo de San Felipe se realizó durante un periodo de 10 meses. Como producto de varios encuentros con la comunidad de los barrios Espinal, San Diego, Centro Histórico y Getsemaní, y con algunos representantes del sector empresarial y académico.

Se establecieron, entre otros, los siguientes planteamientos: aumentar la zona de influencia con el fin de proteger la relación visual y espacial de las fortificaciones con el entorno urbano ambiental, establecer un rango de altura para las nuevas edificaciones que se pretendan desarrollar en este anillo perimetral de protección, y determinar las usos posibles que se podrán dar en el cordón amurallado en el marco de una estrategia de sostenibilidad social y financiera. 

La reglamentación para la protección de las Murallas y el Castillo de San Felipe, tenía más de 20 años de haber sido establecida y debía ser redefinida como medida de protección ante el crecimiento urbano de la ciudad amurallada.

La estrategia sostenibilidad social del Pemp se basa en la formulación de proyectos de adecuación y mejoramiento del espacio público, el fortalecimiento de actividades culturales y deportivas tradicionales en el entorno del cordón amurallado, el desarrollo de acciones y contenidos específicos para la población local, y la implementación de un nuevo manual de uso y política tarifaria que generará una mayor apropiación social de las Murallas y el Castillo de San Felipe entre los habitantes de la Ciudad Amurallada.

Normas complementarias

El Pemp aprobado por el Cnpc y el del Centro Histórico, que actualmente elabora el Distrito de Cartagena, son complementarios.

El Pemp es una herramienta del Ministerio de Cultura, como propietario del sistema de fortificaciones, y la Etcar como entidad administradora de las mismas, y contó con participación de la comunidad cartagenera y la Alcaldía local, a través de su Secretaría de Planeación, la Gerencia de Espacio Público y Movilidad Urbana, así como de la Gerencia del Centro Histórico.

La inversión para la contratación del estudio técnico del Pemp ascendió a $440 millones. El equipo, compuesto en un 80% por profesionales cartageneros.
  
El Consejo Nacional de Patrimonio Cultural (Cnpc), es el órgano encargado de asesorar al Ministerio de Cultura en cuanto a la salvaguardia, protección y manejo del patrimonio colombiano.

Sobre los Pemp y el apoyo de MinCultura 

El Pemp es el instrumento de planeación y gestión para la protección y conservación de los Bienes de Interés Cultural, BIC, declarados a nivel nacional, por medio del cual se establecen las acciones necesarias para garantizar su protección y sostenibilidad.

El Ministerio de Cultura ha desarrollado y/o aprobado los Pemp para los centros históricos de Abejorral, en Antioquia; Barichara y San Gil, en Santander; Playa de Belén, El Carmen y Villa del Rosario, en Norte de Santander; Cali, en Valle del Cauca; Honda y Ambalema, en el Tolima; Lorica, en Córdoba; Mompox, en Bolivar; Salamina, en Caldas, Valledupar, en Cesar, entre otros.

Para 2018, MinCultura asignó recursos para adelantar la formulación de los Pemp de los centros históricos de Concepción, Antioquia y Monguí, Boyacá.