viernes, febrero 03, 2017

Colombia: FARC concluyeron entrada a zonas de transición

Más de 6.000 hombres y mujeres de las FARC se concentraron esta semana en 26 zonas transitorias de normalización (ZVTN), lo que supone un paso irreversible de esa guerrilla hacia el desarme, la paz y el posconflicto.


Dos guerrilleras se encuentran en Pondores, zona de transición en Guajira.
 El movimiento del grueso de los miembros de la mayor y más antigua guerrilla de América se hizo en autobuses, camiones, lanchas y por caminos de herradura en medio de las críticas al Gobierno por parte de los rebeldes y de otros sectores que alertaron de la falta de infraestructura en las zonas de desarme. A propósito de desarme, la entrada de las FARC a las zonas veredales conlleva implícito uno de los actos más significativos para los grupos rebeldes: la dejación de las armas.

Por eso no es de extrañar que el número dos de las FARC, alias "Iván Márquez", quien fue el jefe negociador de los diálogos en La Habana que desembocaron en el acuerdo de paz firmado por el Gobierno y esa guerrilla, encabezó el recibimiento de un significativo grupo de hombres que se instaló en la zona de Pondores, en el caribeño departamento de La Guajira.

ONU recibirá armas de las FARC
En palabras llanas, el movimiento que hizo la guerrilla hacia esas zonas es la muestra tangible de que dejarán sus armas, que a su vez serán recibidas por la ONU, que hará un riguroso inventario, y que luego acabarán fundidas con el fin de crear tres esculturas conmemorativas.

Sin las armas, las FARC pierden su principal elemento intimidatorio pero envían al mundo un claro mensaje de que pese a los desacuerdos surgidos, incluso, después del pacto de paz, están dispuestas a cumplir no solo con lo firmado, sino con la palabra empeñada.

El nudo gordiano: menores de edad


Al respecto, en mayo pasado alias "Iván Márquez" los cifró en 21 menores, aunque el Gobierno elevó a 170 ese número, pero solo 13 han sido devueltos por las FARC. El asunto no es de poca monta pues los jefes de las FARC saben bien que el reclutamiento de menores es un delito que no se puede amnistiar.
El Gobierno quiere cerrarle el paso a cualquier camino que lleve a los menores a delinquir nuevamente, con programas de reinserción social como el "Apoyo a niños y niñas afectados por el conflicto armado", presentado en Bogotá por la Unión Europea (UE) y Unicef con un aporte de 2,6 millones de euros (unos 2,8 millones de dólares).

Por otra parte Según Rodrigo Londoño (Timoleón Jiménez) “el incumplimiento en las zonas veredales, ha puesto en vulnerabilidad a niños, niñas y madres en gestación”, lo que muestra la grave situación que están pasando las guerrilleras y sus hijos, que en algunos casos son de meses y están en los campamentos.

Al parecer en las ZVTN hay alrededor de 90 bebés y niños de primera infancia, también se habla de unas 80 mujeres embarazadas que por el momento no tienen ningún servicio médico, ni adecuaciones apropiadas para poder estar durante el tiempo del desarme y el tránsito a la vida civil.

Por tal motivo se ha hablado de una iniciativa de acercamiento con ayuda humanitaria desde las organizaciones sociales y la sociedad civil, que se componga de profesionales de la salud, que lleven medicamentos para madres gestantes y sus niños, alimentos no perecederos, toldos, frazadas e implementos que puedan utilizar por los siguientes seis meses. Por tanto, las zonas veredales están abiertas a todo tipo de apoyo para poder solventar este gran problema que no ha tenido solución.
JOV (efe, Bluradio, prensarural)