miércoles, noviembre 23, 2016

Las Farc y el presidente Santos debían decidir el mecanismo de refrendación: Claudia López

¿Está de acuerdo con la decisión del presidente Santos de someter la refrendación al Congreso de la República?
Claudia López: Más que estar de acuerdo lo que tengo que decir es que se debe reconocer que es a las Farc y al Presidente de la República a quienes les correspondía decidir, cuál era el mecanismo de refrendación de los nuevos acuerdos. El mandato de los colombianos que se manifestaron en favor del No en el plebiscito se cumplió, porque los pasados acuerdos quedaron atrás, no se van a implementar.

Explíquenos porque la ley de Amnistía es la primera que se debe presentar bajo la figura de implementación de los Acuerdos de Paz
Claudia López: Para darle seguridad jurídica a quienes vienen de la guerra a la paz. Dentro de la implementación que se debe dar, se tendrán que presentar varios proyectos de ley. Una de ellas es la ley de Amnistía, que se requiere porque la normatividad colombiana permite el indulto o la cesación de procesos, pero nunca la amnistía para delitos políticos, comunes y/o conexos. Esa amplitud no está dentro de lo que se tiene.

Para el proceso de implementación de los Acuerdos de Paz se habla un total de 52 proyectos de ley, ¿Si habrá tiempo para tanta discusión?

Claudia López: Me di a la tarea de hacer la cuenta y calculo que alrededor de 11 leyes dentro de las que se encuentran la de Jurisdicción Especial para la Paz; Comisión de la Verdad; Amnistía, etc. Esto le implica al Congreso de la República una especie de “acuartelamiento de primer grado”, porque es un trabajo que no da espera.

¿Si la Corte Constitución le da la razón a la demanda que interpuso el Senador Iván Duque, corremos el riesgo de quedar con dos Acuerdos de Paz vigentes?
Claudia López: El Plebiscito ya produjo un mandato popular que fue el de no implementar los acuerdos pasados, por eso se renegociaron y se han presentado unos nuevos, que son los que se van a trabajar.

¿Considera usted que el proyecto de ley que presentó a discusión del Congreso el Centro Democrático, con el que se busca proteger derechos adquiridos a “Compradores de Buena Fe”, supone cambios a la ley de Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras?

Ese proyecto del Centro Democrático, lo que busca es bloquear la Ley de Reparación a Víctimas y Restitución de Tierras. Hasta el día de hoy no existe ningún problema con los “Compradores de Buena Fe”, porque la norma lo que hace es invertir la carga de la prueba, obligando a estos señores a demostrar que es cierto adquirieron esos bienes desconociendo los problemas que tenían. Lo que busca este movimiento con esta idea es justamente que no se cumpla.

Congresistas del Centro Democrático piden revocatoria del Congreso

Que se revoque el Congreso es la petición de algunos congresistas del Centro Democrático, quienes sostienen que este no representa la voluntad popular, la cual se expresó en el plebiscito a favor del no a los acuerdos de La Habana; esto teniendo en cuenta que sería este organismo quien refrende el nuevo documento.

"Si intentan desconocer la voluntad de los colombianos expresada en las elecciones del 2 de octubre y lo que pretenden es aprobar un documento a la brava y con los amigos del Gobierno Santos aquí en el Congreso, pues la esencia de la democracia ya no vive en este Congreso y sería mejor convocar a nuevas elecciones y revocarlo", afirmó el senador Daniel Cabrales.

La senadora Paloma Valencia se expresó en el mismo sentido: "Si el Congreso y el Gobierno quieren refrendar los acuerdos que fueron derrotados en las urnas tienen que citar a unas nuevas elecciones para que los colombianos puedan elegir realmente congresistas que los representen y entonces procederemos a esa refrendación en el Congreso".

Colombia: otra oportunidad para la paz

DW. - Cuando los representantes del Estado colombiano y la guerrilla de las FARC firmaron un acuerdo (26.9.2016) para poner fin a más de medio siglo de enfrentamientos armados, la opinión dominante daba por sentado que el mismo sería ratificado vía plebiscito el 2 de octubre.

 El alto nivel de abstención y el hecho de que la mayoría de los votantes rechazara ese pacto tal como estaba redactado sorprendió, ante todo, a quienes seguían el proceso de paz desde el extranjero.

Una nueva versión de ese convenio, que asimiló 56 de las 57 modificaciones propuestas por todas las fuerzas políticas del país, será suscrita este jueves (24.11.2016) por el presidente Juan Manuel Santos y el máximo líder de las FARC, Rodrigo Londoño, en el Teatro Colón de Bogotá.

La diferencia es que ahora todos están aguantando el aliento, como temiendo que cualquier cosa pudiera ocurrir e impedir la firma protocolaria. ¿Qué obstáculos de último minuto podrían surgir? Consultados por DW, ni Sabine Kurtenbach, del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales (GIGA) de Hamburgo; ni Peter Birle, director de investigación del Instituto Iberoamericano (IAI) de Berlín; ni Fernando Mires, profesor emérito de la Universidad de Oldenburg, ven escollos en el horizonte. "Lo único que podría impedir la suscripción de ese documento es un atentado de gran magnitud”, comenta Kurtenbach, trayendo a la memoria ataques y asesinatos recientes descritos por algunas fuentes como una "guerra sucia” contra el acuerdo de paz.