martes, septiembre 20, 2016

La ONU recibirá las armas de las Farc.

También las madres de las FARC buscan a sus hijos en la selva

DW. - Judith salió hace casi una semana de su pequeño pueblo en el departamento del Meta, en el oriente del país, y vivió una odisea por caminos de tránsito casi imposible para llegar a los Llanos del Yarí, la remota región en la que comenzó el sábado pasado la Décima Conferencia Nacional Guerrillera en que ratificarán el acuerdo de paz alcanzado con el Gobierno.





A su avanzada edad, que prefiere no desvelar, llegó hasta San Vicente del Caguán, el lugar donde las FARC se concentraron entre 1998 y 2002, durante los diálogos con el Gobierno de entonces. Allí hizo una escala tras centenares de kilómetros y buscó una alternativa para llegar a los Llanos del Yarí. "Vine a San Vicente y allí me pregunté, ¿cómo llego?", reconoce a efe. Ocho horas pasó en una carretera selvática sin pavimento, un tiempo eterno para ella y para los periodistas, mucho más jóvenes, que la acompañaban.

Ese era solo el inicio. Se confiesa abrumada cuando tuvo que internarse en uno de los campamentos más grandes que ha tenido las FARC en su historia, en el que casi un millar de guerrilleros duermen, festejan la paz y debaten, pero al fin lo encontró.

Todos los muertos del conflicto tienen dolientes
"Vine a buscarlo porque hace años que no lo veía y tenía que venir a verlo, a buscar", dice mientras se abraza con Willington, vestido de riguroso verde guerrillero. "Han sido cuatro años de sufrimiento, es lo más amargo de la vida para uno, como madre sufre mucho", agrega emocionada la mujer que ya no puede despegarse de su hijo. En ese tiempo le angustiaba especialmente cuando en la televisión escuchaba algún reporte del conflicto armado en el que informaban que habían fallecido guerrilleros.