martes, enero 19, 2016

Camilo Torres: “Una figura incómoda para la derecha y la izquierda”

DW. - La guerrilla ELN (Ejército de Liberación Nacional) pidió al Gobierno de Colombia “ubicar”los restos de Camilo Torres como “gesto” para el inicio de diálogos de paz, que se espera pronto. Una solicitud pública que el presidente Juan Manuel Santos se aprestó a responder: “Camilo es un símbolo para el ELN y es un llamado, un motivo para que este grupo armado se sienta animado a una opción social y política, dejando la lucha armada y vigorizando mucho más la ampliación de la democracia colombiana“, dijo Santos al El Espectador, de Bogotá.

El Arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, quien hace parte de una comisión eclesiástica autorizada para mediar con el ELN, saludó la disposición de Santos y dijo, que “La recuperación de los restos de Camilo Torres es un signo de reconciliación”.

Cristianismo y vocación social

Camilo Torres había nacido en Bogotá, el 3 de febrero de 1929 y murió en Patio Cemento, noreste de Colombia, el 15 de febrero de 1966. Hijo de una familia de la “burguesía liberal” de la época, recibió la temprana influencia de sacerdotes dominicos franceses. Fue entonces en el Seminario Conciliar de Bogotá donde comenzó a interesarse por las realidades sociales. Como católico, la pobreza y la injusticia social atrajeron su atención.

Siendo ya sacerdote, Camilo Torres estudió sociología en la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica, en donde conoció el movimiento europeo de la Democracia Cristiana y estrechó lazos con democristianos alemanes. En París se unió al movimiento sindical cristiano y simpatizó con la resistencia argelina. Su tesis, sobre “La proletarización de Bogotá”, fue una obra pionera en sociología urbana de América Latina. En Berlín realizó trabajo social y pastoral para luego regresar a Colombia, donde pronto fue cofundador de la primera facultad de Sociología de América Latina en la Universidad Nacional, en donde se desempeñó como profesor.

Gobierno colombiano y las FARC piden a la ONU verificar desarme guerrillero y poner fin al conflicto

El acuerdo prevé crear una misión que verificará la tregua bilateral y la entrega de armas.
Se trata de una misión internacional de la ONU encargada de comprobar el cese al fuego bilateral y la dejación de armas por parte de la guerrilla.
Anteriormente, el presidente de Cuba, Raúl Castro, recibió en La Habana a las delegaciones del Gobierno colombiano y de las FARC para negociar el proceso de paz en ese país.